Departamento de Interior Logo Euskadi.eus
Inicio

La Ertzaintza y los derechos humanos

 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

La Ertzaintza, policía integral legitimada por el Estatuto de Gernika de 1979, que hunde sus raíces en los Derechos Históricos, es heredera de la legislación pionera a nivel planetario en el respeto de los derechos de los detenidos.

El Fuero Viejo de Vizcaya de 1452 ya declara (1) que ninguna autoridad está facultada a dar tormento a ningún detenido, hubiera cometido el delito que fuera.

"Ninguna ley de su época contiene unos mecanismos de defensa de la libertad y de los derechos humanos que puedan ser comparables a las garantías procesales que se leen en el Fuero de Vizcaya". (2)

La institución policial del País Vasco, de incuestionable raíz foral, establece en su Ley de Policía que la Ertzaintza tiene como misión esencial proteger a las personas y bienes, garantizar el libre ejercicio de sus derechos y libertades y velar por la seguridad ciudadana en todo el territorio de la Comunidad Autónoma.

La Ertzaintza asume una obligación para con la sociedad en un doble sentido

  • La obligación de perseguir a aquellos integrantes de la sociedad que cometan delito, en este caso, a todas las personas implicadas en el desarrollo de actividades terroristas o su entorno radical violento, en detrimento de las libertades individuales y colectivas de sus conciudadanos.
  • La obligación de respetar a los detenidos como personas, como seres individuales sujetos a derechos, sean cuales fueren los hechos por los que hayan sido detenidos.

Así, la Ertzaintza ratifica su compromiso de lucha contra la organización terrorista ETA, principal enemigo del pueblo vasco, sus instituciones y la propia democracia representativa, y con un único proyecto ideológico que propugna un socialismo de naturaleza totalitaria.

Código Deontológico de la Ertzaintza, recogido en la Ley de Policía del País Vasco

  • Los miembros de la Policía del País Vasco actuarán con absoluta neutralidad política e imparcialidad, y evitarán cualquier práctica abusiva o arbitraria, respetando, en todo momento, los principios de igualdad y no discriminación, y los demás que se consignan en la Constitución y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
  • Están obligados, incluso fuera del servicio, a observar los deberes inherentes a su función, debiendo intervenir siempre en defensa de la Ley y de la seguridad ciudadana, y prestar auxilio en los casos de accidentes, calamidades públicas o desgracias particulares.
  • Velarán por la vida e integridad física de las personas a quienes detengan o que se encuentren bajo su custodia, y respetarán su honor y dignidad y los derechos que legalmente les corresponden.
  • No podrán infligir, instigar o tolerar acto alguno de tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, ni invocar la orden de un superior o circunstancias especiales, como amenaza de guerra o de la seguridad nacional, o cualquier otra emergencia pública, como justificación.
  • Asegurarán la plena protección de la salud de las personas bajo su custodia. Cuando el estado de las mismas lo requiera, les procurarán asistencia médica y seguirán las instrucciones del facultativo que les atienda, cuidando, en todo caso, que no se produzca merma alguna en las medidas de seguridad necesarias para garantizar su vigilancia.

CÓDIGO DEONTOLÓGICO DE LA ERTZAINTZA

(1) Ley XII del título 5 del Fuero de Vizcaya

(2) Adrián Celaya

Información legal

  • © 2011 · Eusko Jaurlaritza - Gobierno Vasco